Image of teenage girl and boy looking at cell phone Su hijo está creciendo y está haciéndose más independiente y responsable. No obstante, los padres todavía tienen que ayudar a sus hijos mayores a recibir atención médica y a tomar decisiones saludables.

Algunos preadolescentes y adolescentes actúan en formas riesgosas. Por ejemplo, sabemos que ocho de cada diez fumadores adultos empezaron antes de los 18 años de edad. La presión social ya no se considera la gran causa principal del problema. El problema más grave es la incomprensión y la información errónea. Los adolescentes realmente subestiman qué tan adictivo es el fumar. Al fumar o al tomar otras decisiones perjudiciales, los riesgos que asumen son casi invisibles para los adolescentes.

Un aspecto importante en ayudar a sus hijos mayores a tomar decisiones saludables es hablar con ellos. Hablar con sus hijos acerca de las relaciones, el Internet, el alcohol, el tabaco, el conducir, las drogas y otros temas delicados les ayudará a estar informados y tomar mejores decisiones.

Descargue Acrobat Reader